Vuelta a los subterráneos de Roma

He pasado la última semana trabajando en Roma, bajo la basílica de San Juan de Letrán. Es la tercera campaña de estudio en la que participo junto a Ian Haynes, el director del Lateran Project, un proyecto de investigación que agrupa a varios entes como la Universidad de Newcastle, la British School at Rome, el CNR italiano, los Museos Vaticanos, el Pontificio Istituto di Archeologia Cristiana y la Universidad de Florencia. Es un proyecto multidisciplinar en el que estamos realizando la documentación, y la identificación de las numerosas estructuras antiguas que se encuentran bajo la basílica. Entre estas estructuras podemos encontrar varias domus del siglo II d.C., un complejo termal bajo el baptisterio y un campamento perteneciente a los Equites Singulares, que eran la guardia personal del emperador y desde tiempos del emperador Septimio Severo se emplazaban en este castrum.

IMG_8204

Es sin duda uno de los proyectos más emocionantes en los que he trabajado desde que empecé en el mundo de la arqueología. No pasa un día sin que descubramos algo nuevo. Una de las mejores cosas que tiene el participar junto a un equipo de tan alto nivel es la posibilidad de acceder con gran facilidad a ciertas cosas. En estos días hemos realizado visitas a los subterráneos de la basílica de San Pedro del Vaticano, con la inestimable ayuda de Paolo Liverani, el director de mi tesis, que nos ha mostrado las entrañas de este importante lugar hasta llegar al sepulcro de San Pedro a través de un recorrido por las numerosas galerías que se encuentran bajo la basílica. Por desgracia no pudimos realizar fotografías por petición expresa de la gendarmería vaticana.

IMG_7909

Otra de las excursiones que hemos hecho ha sido a los subterráneos de Santa Maria Maggiore. Allí pudimos visitar una serie de restos arqueológicos muy interesantes de los cuales merece ser destacado un inmenso calendario pintado en varios frescos con escenas  propias de cada mes del año.

IMG_8248

En lo que respecta a San Juan de Letrán hemos encontrado algunas estructuras que nos ayudan a conocer la extensión del campamento de los Equites Singulares, además de un gran número de grafitis realizados sobre los frescos que nunca habían sido documentados y suscitan un gran interés.

IMG_8188

Mi trabajo en la excavación como siempre es un poco caótico, esta vez me he dedicado a hacer una recolección fotográfica de todos los grafitis, los sellos consulares y los mosaicos. Uno de los mejores descubrimientos que hemos hecho ha sido un nuevo mosaico que Geoff Lowe, el director del documental que están rodando (y al cual ayudo generalmente con la fotografía e iluminación) encontró en una zona aislada de las galerías. Los Museos Vaticanos nos ayudaron a acceder mediante un andamio a la parte superior de una bóveda de cañón derrumbada en parte y desde allí conseguimos colarnos en una serie de ambientes que probablemente no habían sido visitados por nadie en los últimos cincuenta años. Limpiando el suelo para filmar una estructura circular que encontró aparecieron algunas teselas de mosaico, y poco a poco se desveló un mosaico entero que había sido cubierto por el polvo y olvidado.

IMG_8348

El lugar no tenía un fácil acceso, pues teníamos que saltar como si de gatos se tratase un precipicio de unos 5 metros de altura desde una esquina pasando a gatas hasta la cornisa donde se encontraba el mosaico. Fue bastante emocionante, pues se trata de algo inédito.

IMG_8392

Esta vez tampoco he vuelto de una excavación sin alguna herida nueva. En la excavación anterior, en Ostia Antica acabé con una navaja suiza clavada en el dedo índice de mi mano izquierda, y esta vez le ha tocado el turno a mi cadera, que durante una sesión fotográfica en busca de grafitis bajo la capilla del baptisterio acabó golpeándose con todo mi peso en uno de los laterales de un agujero de casi dos metros de profundidad al que accidentalmente caí. Por suerte mi cámara de fotos quedó intacta tras el incidente, aunque aún sobre mi cadera hay un cardenal digno de tamaña catedral.

IMG_8543

Me he divertido mucho trabajando allí en el último año. Reconozco la suerte que tengo de poder trabajar con gente de tanto nivel científico y humano, y en un lugar tan importante, que para el que no esté al tanto es la sede de la Archidiócesis de Roma, o sea, la catedral del Papa. Lo cual incluso para un agnóstico como yo resulta impresionante.

Probablemente volvamos a trabajar allí en enero del 2014, cuando ya (espero) haya terminado mi tesis doctoral, que aún está en proceso. Creo que esta será la última excavación en la que trabaje hasta que eso ocurra, salvo que surja algo a lo que no pueda renunciar.

Galería Fotográfica:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 23 de via delle Caldine

Anoche me ocurrió junto a Alicia Luján una de las historias más extrañas que he tenido en mi vida. Voy a intentar relatar aquí lo que sucedió, con el beneplácito y testimonio de quien me acompañaba, pues la historia es tan sumamente rara que posiblemente la mayor parte de vosotros no la crea. Quien bien me conoce sabe que no miento con estas palabras. Intentaré ser lo más fidedigno posible, intentando rememorar los detalles de la noche de ayer, sin exagerar los detalles, que aún así para muchos de los lectores parecerán simples exageraciones producidas por mi forma de ser o por mi procedencia andaluza.

Lee el resto de esta entrada

Dias en la Roma Subterránea. Parte 2

Han sido unos duros días de trabajo, pero llenos de satisfacciones. He conseguido hacer una planta completa de toda la excavación yo solo aprovechando unos viejos planos. He ido confirmando todas las estructuras y las galerías una a una, y dibujándolas a ojo de buen cubero. No he tenido demasiado tiempo para hacer fotografías, aunque algunas han caído en estos días.

Lee el resto de esta entrada

Dias en la Roma Subterránea

Llevo ya tres días trabajando en las excavaciones que hay bajo la basílica de San Juan de Letrán (San Giovanni in Laterano) de Roma. Han sido días de extrema hiperactividad. De esos que al día siguiente incluso te cuesta recordar, pero voy a hacer un esfuerzo para intentar contaros como se desarrollan mis días romanos.

Lee el resto de esta entrada

Yo y la música. Parte II

Retomando una anterior entrada que publiqué en febrero continúo contando como fui descubriendo la música.

A los 10 años hice las pruebas del conservatorio de guitarra, ya sabía que quería tocar la guitarra. Pasé el examen, pero mi madre decidió que era mejor si dedicaba ese tiempo al estudio. No la culpo por ello, seguramente no sería tan feliz si no hubiese aprendido a tocar la guitarra yo solo. Mi hermano entró en mi lugar y abandonó el conservatorio a los pocos meses. A él tampoco le ha ido mal aprendiendo a tocar por su cuenta.

Algún tiempo después empecé a escuchar una cinta grabada del disco Cross Road de Bon Jovi. Creo recordar que mi padre la grabó de un cd que le había prestado mi tío Juanjo. Recuerdo que pasaba horas y horas escuchando esa cinta con mi hermano, en casa y en el coche, en todos sitios. No soy un gran amante de la musica de Bon Jovi, pero aún sigo escuchando ese disco en mi coche después de tantos años. Otro disco que escuchaba y aún hoy en día no falta en mi mp3 es el Greatest Hits II de Queen.

                     Lee el resto de esta entrada

Echoes, en Pompeya

Esta es una historia que mezcla tres de mis grandes pasiones: Música, Arqueología y Fotografía. Todo empezó en los últimos años del instituto. Mi padre nos hablaba de una película que había visto en su juventud. Pink Floyd Live at Pompeii. Nos contaba algunas cosas increíbles de aquel concierto que los Pink Floyd dieron a puerta cerrada en el anfiteatro de Pompeya. Lee el resto de esta entrada

Rumbo al sur: Mi camino hacia Pompeya. Día 5

Dia 5

Hoy ha sido un dia larguísimo y lleno de sorpresas. Por la mañana me he despertado a las 7 y he visto el amanecer sobre el Golfo de Nápoles. El tiempo parecía mejor que el de ayer, así que he vuelto a la cama hasta las 8:30.

Cuando nos hemos levantado el tiempo parecía muy cambiante, así que hemos decidido dejar el hotel lo antes posible y encaminarnos por segunda vez hacia Pompeya.

Nada más llegar, y después de convencer a la taquillera para que dejase también entrar gratis a Álvaro ha empezado la tormenta. Daba igual. Ni siquiera el diluvio universal podría joderme mi primera visita a Pompeya, que se ha hecho esperar más de cuatro años después de todos los intentos fallidos de visitarla que he tenido por diversos factores.

Lee el resto de esta entrada

Rumbo al sur: Mi camino hacia Pompeya. Dia 4

Día 4

Mi gozo en un pozo. Esta mañana el tiempo estaba realmente malo. Cuando ha amanecido ha empezado a llover muy fuerte. Tanto que nos ha costado hasta levantarnos de la cama, aunque el fallido intento por parte de una mujer de abrir nuestra habitación porque se había confundido ha hecho que me levante.

Hemos ido hasta Pompeya. Durante el camino ha empezado a llover cada vez más fuerte. Parecía una tormenta tropical. La práctica ausencia de sistemas de cañerías en las ciudades de esta costa no ha hecho más que empeorar las cosas. Las carreteras parecían lagos. Ha habido momentos en que incluso las ruedas de los coches estaban completamente sumergidas bajo las aguas torrenciales. Lee el resto de esta entrada

Rumbo al sur: Mi camino hacia Pompeya. Día 3

Dia 3

Estoy intentando recordar todo lo que hemos hecho hoy. Parece que ha pasado una semana desde que salimos esta misma mañana del hotel en Herculano.

El día ha amanecido más o menos bueno, así que hemos aprovechado la luz para subir antes de nada a ver el cráter del Vesuvio. Al llegar nos han cobrado 2,50€ de parking, más 8€ de entrada para poder subir al cono principal. Un precio que sería muy digno si por lo menos nos hubiesen dado una guía del parque nacional y nos hubiesen subido encima de una vaca unos sherpas, pero no hay que olvidar que esto no es el Himalaya sino Nápoles.

El cráter es algo espectacular. En el fondo no tiene nada, pero se siente su fuerza sobretodo cuando te acercas a las fumarolas que desprenden gases calientes y un ligero olor a azufre. Hemos hecho muy buenas fotos desde allí, a pesar de que en algunos momentos las nubes nos han cubierto casi completamente la vista. Las vistas desde allí son espectaculares.

A media mañana hemos terminado nuestra visita al volcán, y desde allí hemos bajado a Ercolano. Hemos dejado el coche en el parking de las excavaciones. 2€ la hora. Hemos pagado un par de horas y lo hemos tenido cuatro. Es algo así como el pago de una voluntad porque nadie vigila que tengas el ticket del aparcamiento. Lee el resto de esta entrada

Rumbo al sur: Mi camino hacia Pompeya. Dias 1 y 2

Día 1

Ayer comencé mi viaje. Bajé desde Florencia hasta Roma en coche acompañado por mi colega y amiga la doctoranda Sara Lenzi, que hace una tesis sobre la policromía en la Antigüedad. Habíamos quedado con Chiara Leporati, otra amiga arqueóloga en el Istituto Archeologico Germanico, pero por falta de tiempo no pude ir hasta allí. A las dos llegué a la facultad de letras de la Universidad de Roma 3, donde mi gran amigo, Luca Desibio defendió su tesis de fin de carrera y recibió la distinción de Cum Laude.

Desde allí tuve que atravesar Roma entera para llegar a la British School, donde había quedado con la profesora Amanda Claridge, con la que intento empezar la cotutela de mi tesis doctoral con el Royal Holloway College de la Universidad de Londres. Al poco tiempo llegó Paolo Liverani, el director de mi tesis en la Universidad de Florencia y me presentaron al director de la British School of Rome que muy amablemente se ofreció a ayudarme con el tema de la cotutela con Londres. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: