Atenas, Dia 2: Dolor de piés

Hoy ha sido también un dia duro. He intentado programarme la jornada y al final como era de esperar no he hecho lo que tenía pensado hacer.

Por la mañana he ido hasta el Olympeion a ver las ruinas de algunos templos y fotografiar el famoso Arco de Adriano. Después, siguiendo aún el programa he ido a ver el estado Panatenéico, una magnífica obra de ingeniería deportiva donde entran casi 70.000 personas y que fue reconstruido para la celebración de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna. Desde allí he ido hasta la Plaza Syntagma, donde me he podido deleitar con un tentempié en forma de rosca de pan salada con sésamo. El nombre no lo se, para variar. He aprovechado para hacer algunas fotos, una de ellas me parece que cuenta la realidad griega con solo verla.

Desde la plaza Syntagma he bajado hasta Monastiraki, donde me he maravillado con el arte bizantino. Por allí he empezado a callejear hasta que casi de casualidad me he topado con la Biblioteca de Adriano, justo el monumento que he venido a investigar, pero me he dado cuenta de que cerraba pronto, así que la he dejado para mañana y he continuado con mi paseo. He encontrado un pequeño mercado de objetos usados y un anciano de unos 80 años tenía una cámara Lomo Smena, hecha en la antigua URSS que me ha enamorado y obviamente he comprado después de comprobar que funcionaba perfectamente. El anciano me ha dicho que pertenecía a su padre… quién sabe cuantos años tiene la cámara, tiene que ser de principios de los años 70 por lo menos.

Después he continuado con mi paseo hasta que me he topado con una tienda de instrumentos musicales griegos llamada The Bouzouki Shop Polydoron. Me he quedado un poco atontado viendo las guitarras, pero el dueño ha insistido en enseñarme el Bouzouki, una especie de mandolina de tres cuerdas que suele tener una afinación abierta, y después de deleitarme con un fragmento de música griega me ha dicho que si quería probarla. Para su sorpresa (y también para la mia) he sido capaz de reproducir exactamente la canción que había tocado. Me ha encantado su sonido y casi me ha tentado a comprar un instrumento de estos… ya veremos.

Hoy he comido un Souvlaki y me ha gustado bastante. La comida griega es bastante buena y no es demasiado cara si buscas un poco, aunque he notado que los supermercados sí son bastante caros en el centro de Atenas.

He caminado tanto que mis piés se han resentido y he tenido que volver a casa desde la Plaka, topándome con el famoso monumento a Lisícrato. Al llegar a la escuela he tenido que meter mis pies en remojo durante un rato y después he dormido la siesta.

Después he ido a ver el flamante Museo del Acrópolis, una joya de la ingeniería y museología. Lo he estudiado en el master que hice en Roma e incluso asistí a una conferencia en Florencia sobre la construcción del museo, y aún así me ha sorprendido. Claro que gastándose 131 millones de euros es difícil que la propuesta no sea sorprendente. Lo único que no me ha gustado es la prohibición de hacer fotos dentro del museo, algo que nunca comprenderé, sobretodo si es un museo que ha pagado la Unión Europea y que contiene restos arqueológicos y obras de artistas que llevan veinticinco siglos muertos… Dicen que lo hacen por temas de derechos de autor. ¿Qué autor?… en fin, este ha sido mi día. Espero que os gusten las fotos que dejo por aquí.

Atenas, Scuola Archeologica Italiana.

Galería Fotográfica:

Anuncios

Publicado el 7 de marzo de 2012 en Arqueología, Viajes y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: