Atenas Dia 3: Socializando, que es gerundio

Hoy ha sido un dia bastante productivo. Aunque me he levantado bastante cansado me he puesto a hacer cosas enseguida. Me he visto en la obligación de ir a la Biblioteca de Adriano a fotografiarla bien para el estudio comparativo de mi tesis, aunque creo que voy a tener que comprobar bastantes cosas porque hay algo que no me acaba de cuadrar. Llevo dos dias y medio fotografiando la fauna ateniense, pero hoy he encontrado sin duda un animal insólito dentro de la biblioteca adrianea. Una tortuga enorme. Debe ser la mascota de la excavación.

Después he ido a ver el Agorá Romano, que no me ha impresionado demasiado, si bien tenía algún edificio llamativo. Desde allí me he dirigido hacia el Areópago y me he saltado una de las vallas porque he visto un camino bastante interesante que se adentraba en el bosque. Allí he encontrado una cueva, y luego he continuado caminando hasta que me he topado con unas jeringuillas y he decidido darme la vuelta por si las moscas. Al bajar he entrado en el Agorá Antiguo, un sitio mucho más impresionante que el romano, plagado de ruinas impresionantes, aunque lo que más impresiona es sin duda el edificio del Senado, que corona la colina. Desde allí he bajado a ver la Stoa y el pequeño museo que hay dentro.

Tras el Agorá me he vuelto a encontrar como ayer en Monastiraki. Me he puesto a investigar sobre cámaras de fotos antíguas entrando en todos los bazares de la zona. He encontrado un montón de cámaras sovieticas a precios buenísimos aunque de momento me conformo con la que compré ayer. He hecho amistad con un vendedor de unos setenta años que cuando le he dicho que soy español ha empezado a hablarme de la crisis. Sin duda el tema del momento. Hemos debatido durante un rato y luego me ha invitado a ir con él a su casa a tomar algunas fotografías, pero tenía bastante hambre y le he dicho que tendrá que ser la próxima vez. Hoy he comido en el mismo sitio que ayer, aunque hoy he pedido una Pita con gyros de pollo. Bastante buena por cierto. Después de eso he pensado en volver a casa porque estaba ya bastante cansado, aunque al final he acabado en la Plaza de Omonia. Después he continuado caminando, y he visto una de las sedes bancarias que fue quemada en los disturbios de hace un par de semanas. Luego he ido hasta la Academia, donde me he sentado a reflexionar un rato, como hacían los antiguos griegos, mientras pasaban ingentes cantidades de jóvenes que me han alegrado la vista.

Al final he vuelto a la Escuela de Arqueología y he dormido un poco, hasta que tres autobuses de adolescentes han desembarcado en el hotel que hay enfrente y me han despertado. Pensaba ir a cenar fuera, pero al salir de mi habitación he conocido a dos italianas que residen también en la escuela, que me han invitado a cenar con ellas, y luego me han enseñado (finalmente) donde está la biblioteca, a la que curiosamente puedes entrar en cualquier momento de la noche… si te surge alguna duda arqueológica o te entran ganas de estudiar. A mi no me ha pasado nunca en veinticinco años.

Scuola Archeologica Italiana ad Atene

Galería Fotográfica:

Anuncios

Publicado el 8 de marzo de 2012 en Arqueología, Viajes y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: