Atenas-Roma-Florencia en un día

Esta mañana mi periplo griego ha llegado a su fin. Tristemente he tenido que dejar mi paseo matinal por las faldas del Acrópolis al que en una semana ya casi me había acostumbrado. No has sido un adiós, solo le he dicho un hasta luego.

Me parece que ha pasado un siglo desde que el martes  de la semana pasada salí del metro buscando la Scuola de Archeologia Italiana ad Atene y me topé de frente, sin querer-queriendo, con la magnífica vista del templo de Atenea Parthenos sobre el Acrópolis y sin poder evitarlo se me saltaron dos lágrimas. Es uno de esos momentos que llevas esperando toda tu vida, y que sabes que antes o después llegará. Desde muy pequeño sabía de la existencia del Parthenon, aunque no recuerdo precisamente el momento en que oí hablar por primera vez de ese monumental templo de la Antigüedad. Nunca he estudiado demasiado, pero tengo una cierta habilidad desde pequeño para quedarme con ciertos detalles que a la mayoría de mis allegados les resultan de poca importancia. No por casualidad aprendí a leer fijándome en las marcas de los coches y leyendo los carteles de las carreteras. Recuerdo que a mi padre le hacía frenar antes de llegar a un cartel para que me diese tiempo a leerlo.

Mi próximo destino está cerca. En unos veinte días quiero aprovechar para ir a ver Pompeya, Herculano y el Vesuvio, pero mientras tanto tengo que ordenar la información que he captado en la última semana. Va a ser una dura tarea la de confrontar la Biblioteca de Adriano en Atenas con las estructuras que estudio en mi tesis.

En cuanto a Grecia tengo tanto que decir que me faltan las palabras para explicar lo que he vivido. Ha sido una experiencia increíble, caminando cada día una media de 5 o 6 horas, y recorriendo cada rincón de Atenas. No me he dejado nada importante por ver, e incluso he podido aprovechar el tiempo para conocer más la cultura griega. He llegado a la conclusión de que al resto de europeos nos queda aún, más de veinte siglos después de la conquista romana, mucho que aprender de ese antiquísimo pueblo.

Los medios usualmente nos hacen ver solo las penurias de Grecia, así que me esperaba lo peor antes de llegar a Atenas. Conociendo la dura situación de España, y sobretodo de Italia, esperaba encontrarme un país caótico y poco civilizado, algo así como la actual ciudad de Roma. Tan mal me la habían puesto que al llegar todo han sido sorpresas. Quiero destacar la limpieza, al mismo nivel que España y en ciertas cosas incluso mejor. De Italia mejor no hablo.

La gente se ha portado muy bien conmigo, han sido siempre muy abiertos y aparte de ofrecerme siempre algo me han dado buenos momentos de conversación. Recuerdo a un anciano, que me ofreció ir a su casa para tomar unas fotos y me estuvo explicando su opinión respecto a la crisis en los países mediterráneos. Decía siempre “el problema es del sistema capitalista”. No le faltaba razón.

Las griegas merecen un apartado. No se quién fue el ciego que me dijo que no son bellas mujeres, pero como lo encuentre merece ser mandado por lo menos un año a Grecia para que aprenda. No entraré en detalle, pero tengo que decir que me han encantado, tanto como las españolas o las italianas.

Hoy he hecho un largo viaje, me ha dejado destrozado, como siempre. Tenía pensado montar un pequeño video con algunas tomas que he hecho durante los últimos dias, pero las fuerzas me pueden. Creo que lo dejaré para mañana, y así os cuento algunos de los mejores momentos que he vivido en Atenas.

Buenas noches desde Florencia (Italia).

Anuncios

Acerca de constriktor

Soy un arqueólogo granadino que trabaja de investigador en la Universidad de Florencia haciendo una tesis doctoral sobre una excavación arqueológica en el centro de Roma. Además soy un amante de la buena música, de vez en cuando me dedico a componer, toco la guitarra, la batería y el bajo, e intento hacer sonar cualquier instrumento a mi disposición. La fotografía es otra de mis grandes (y numerosas) pasiones. Suelo tener una opinión casi sobre cualquier tema y a pesar de ello paso la mayor parte del tiempo escuchando lo que la gente quiere contarme porque siempre hay cosas nuevas que aprender.

Publicado el 14 de marzo de 2012 en Arqueología, Viajes y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: