Rumbo al sur: Mi camino hacia Pompeya. Día 5

Dia 5

Hoy ha sido un dia larguísimo y lleno de sorpresas. Por la mañana me he despertado a las 7 y he visto el amanecer sobre el Golfo de Nápoles. El tiempo parecía mejor que el de ayer, así que he vuelto a la cama hasta las 8:30.

Cuando nos hemos levantado el tiempo parecía muy cambiante, así que hemos decidido dejar el hotel lo antes posible y encaminarnos por segunda vez hacia Pompeya.

Nada más llegar, y después de convencer a la taquillera para que dejase también entrar gratis a Álvaro ha empezado la tormenta. Daba igual. Ni siquiera el diluvio universal podría joderme mi primera visita a Pompeya, que se ha hecho esperar más de cuatro años después de todos los intentos fallidos de visitarla que he tenido por diversos factores.

La lluvia ha ayudado mucho sobretodo para ahuyentar a los turistas durante un rato, lo que nos ha permitido estar dentro del anfiteatro pompeyano prácticamente solos. Llevaba esperando para estar en ese sitio desde que mi padre nos enseñó el directo de Pink Floyd en Pompeya. La sensación ha sido increíble. Estar ahí, donde esos cuatro grandes tocaron uno de los más célebres conciertos de la historia. Bajo un chaparrón enorme y mientras escuchaba Echoes como me había prometido hace ya algunos años. He aprovechado para grabar algunos videos que montaré en estos días sobre una versión bastante rudimentaria que grabé hace unos cuatro años de esa canción de Pink Floyd.

Después hemos continuado caminando, hasta que hemos llegado a un desvío que portaba hasta la Villa dei Misteri. Por desgracia nos hemos perdido y hemos atravesado un montón de campos y fincas privadas de los alrededores hasta que hemos conseguido, después de preguntar por lo menos tres veces llegar a la villa. Ha merecido la pena porque es realmente impresionante, pero es solo una gota de agua dentro del inmenso mar pompeyano.

Ha dejado de llover. El objetivo de mi cámara principal se ha quedado tan empañado con el chaparrón que por un rato he tenido que tirar de una de las cámaras soviéticas que compré en Atenas. Mientras hemos conocido a una familia de palentinos muy simpáticos que estaba de visita por la ciudad. Cuando hemos llegado al foro de la ciudad he podido empezar de nuevo a echar fotos. He aprovechado para mirar algunos espacios que podrían ser interesantes para mi tesis, aunque los tendré que comparar próximamente.

Hemos visto todos los monumentos principales de la ciudad. Termas Stabianas, Odeón, Teatro, Villa del Fauno, Lupanar, y un larguísimo etcétera. Es un verdadero parque de atracciones de la antigüedad.

En el lupanar, que para quien no sepa del tema es algo así como el prostíbulo de la ciudad (Lupa=Loba=Prostituta) ha ocurrido algo bastante gracioso. Un padre no quería dejar entrar a sus hijos pequeños para que no viesen los frescos en los que hay representadas escenas de relaciones sexuales y los niños insistían a pesar de que el padre decía que era peligroso para ellos. Nada más lejos de la realidad. Posiblemente sea el edificio mejor conservado de Pompeya. Creo que si ese hubiese sido mi padre o mi madre nos habría hecho entrar a verlo y a reírnos con ellos. Un niño de doce años de hoy en día sabe más de relaciones sexuales que su abuelo cuando tenía veinte años…

Al final hemos vuelto a pasar por el anfiteatro para despedirnos de la ciudad. Ha sido una experiencia increíble en todos los sentidos. Hemos comido y de momento nos hemos encaminado hacia Florencia. Solo he parado en la primera gasolinera que hemos encontrado para repostar. Unos 500 Km de golpe y sin parar. El viaje ha sido muy bonito, con unos cielos impresionantes que han quedado después de pasar el temporal. Poco antes de llegar a Florencia hemos podido ver también el atardecer sobre la Toscana.

La nota cómica del día ha sido sin duda que al llegar a Florencia nos hemos encontrado el peaje abierto por causa de una huelga y los 500 km desde Nápoles hasta Florencia nos han salido gratis. Al final en gastos el viaje nos ha salido baratísimo. Más o menos 110€ por persona, comida, alojamiento, entradas, peajes y gasoil incluidos. Creo que conviene viajar conmigo.

Al entrar en Florencia ya echaba de menos el tráfico napolitano, saltarme semáforos, stops, adelantar por la derecha… Quien ha jugado al GTA San Andreas me entenderá.

Florencia 9 de abril de 2012

GALERÍA FOTOGRÁFICA:

Anuncios

Acerca de constriktor

Soy un arqueólogo granadino que trabaja de investigador en la Universidad de Florencia haciendo una tesis doctoral sobre una excavación arqueológica en el centro de Roma. Además soy un amante de la buena música, de vez en cuando me dedico a componer, toco la guitarra, la batería y el bajo, e intento hacer sonar cualquier instrumento a mi disposición. La fotografía es otra de mis grandes (y numerosas) pasiones. Suelo tener una opinión casi sobre cualquier tema y a pesar de ello paso la mayor parte del tiempo escuchando lo que la gente quiere contarme porque siempre hay cosas nuevas que aprender.

Publicado el 12 de abril de 2012 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Oooh gracias por ofrecer nuevas imágenes de Pompeya, las que conocía eran siempre las mismas… ¬¬
    Me ha sorprendido que las casas aún “conservaran” el altarcito con los retratos de sus antepasados. Y los mosaicos son increíbles.
    Eres un suertudo por haber estado allí. Aunque te lloviera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: